Vacaciones 2017

Se acabó. The end. C’est fini.

Hoy 21 de Septiembre doy por concluidas las vacaciones 2017. Este año se han alargado más de la cuenta porque he satisfecho mi permiso por maternidad y acto seguido he tenido vacaciones por lo que hasta el lunes no me tengo que incorporar.

Querría hacer un repaso de todo lo que hemos hecho este verano toda la familia por si así puedo aportar alguna idea para aquellos soñadores que ya están pensando en las próximas vacaciones con niños.

Mis suegros tienen una casita en un pueblo costero a unos 45 minutos de Barcelona por lo que los fines de semana y aquellos días entre un destino y el otro hemos estado allí, haciendo poco más que bañarnos en la piscina, ir alguna mañana a la playa, saltar en las colchonetas, comer mucha fruta, algún que otro helado y disfrutar mucho.

Estuvimos 4 días en la Ametlla de Mar que es también un pueblo costero de Tarragona donde una amiga tiene una casa y cada año una semana de verano intentamos juntarnos todo el grupo de amigos para pasar unos días en comunidad.

Ametlla de mar

Es una casa estupenda que tiene acceso directo a una cala a la que nadie va porque es de difícil acceso a no ser que vengas de la casa en la que hemos estado.

Aquí hemos podido disfrutar de la desarmonía que supone la convivencia de varios niños entre 4 meses y 4 años y cada cual de su padre y de su madre. Pero también hemos reído mucho, hemos comido y bebido más de lo que solemos, hemos alargado la sobremesa todo lo que hemos podido y hemos aprovechado las noches para rememorar aquellas en las que no teníamos niños y nos daba igual la hora de retirada porque teníamos toda una mañana para rehacernos.

Nuestro penúltimo destino fue el Vilar Rural de Sant Hilari de Sacalm. Allí estuvimos tres días y realmente hasta el más mínimo detalle está pensado para los más chiquis de la casa.

Vilar Rural

En una habitación había una cama de dos metros, otra cama individual y una cuna, el buffet era muy variado incluyendo la zona de alimentación infantil donde se podía encontrar todo tipo de papillas, microondas, calentadores, etc. a parte de una vajilla extensísima para los niños. De las instalaciones comunes puedo decir que había de todo, una piscina que justo acababan de cubrir porque ya empezaba a hacer frío y la estaban climatizando, una granja donde podíamos encontrar gallinas, corderitos, cerdos, patos, ponis, conejos, burros… dos hinchables para diferentes edades, zonas verdes para hacer las croquetas que quisieras, campito de fútbol, una casita de madera donde habían juguetes, etc. Y encima se programaban cantidad de actividades pensadas para los más peques (talleres, paseo con el poni, meriendas, dar de comer a los corderitos, manualidades, disco…) y también alguna cosilla para los mayores.

vilar rural poni

Era como un pequeño pueblo con los diferentes bloques de habitaciones y una plaza en medio que era el centro neurálgico de todas las actividades.

Está muy bien para pasar un fin de semana diferente y que los niños disfruten, nosotros seguro que volveremos.

Y para culminar este verano nos fuimos a pasar unos días a Cantabria, concretamente a San Vicente de la Barquera. Nos alojamos en una finca que era puro amor. El sitio se llama El Molino de Bonaco y de verdad que es una maravilla y lo recomiendo a todo el que me cruzo.

Molino de bonaco

A nosotros nos tocó dormir en lo que era el antiguo molino y estaba muy bien reformado, con su salón, su baño, su cocina, su porchecito que daba a una cascada y al río por delante y a un bosque de bambú por detrás.

molino de bonaco porche

Los pueblitos que hemos visto han sido San Vicente de la Barquera, Bárcena Mayor, Llanes, Santander, Santillana, Comillas y no podía faltar el Parque Natural del Cabárceno.

IMG_2000

Aunque el trayecto Barcelona-Cantabria es bastante largo y para ir tardamos doce horas hay que decir que fue mejor de lo esperado, eso sí, a base de muchos gusanitos, dibujos en el teléfono, coincidir con las horas de sueño y muuuuuuucha dosis de paciencia.

El viaje ha sido bastante monotema con los animales, pero Leo a disfrutado muchísimo en el Parque Natural del Cabárceno, en Santander donde fuimos a la Magdalena y vimos a las focas y los pingüinos y en el zoo de Santillana.

cabarceno

No para de decir que quiere ir a la casa chuli y eso compensa los ratitos más pesadetes de coche, saturación mutua y asalvajamiento general.

Así que cerramos estas vacaciones con una valoración muy positiva y ya pensando en el destino del año que viene.

….EL FINAL DEL VERANO, LLEGÓ Y TU PARTIRÁS…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s